Tipos de páginas web

Tipos de páginas web

0 votos.

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 49 segundos

Si has llegado hasta aquí, entendemos que es porque estás buscando la mejor opción para crear tu web. Tener claro qué tipos de páginas web existen y cuál será la que mejor se adapte a lo que buscas, será una enorme ayuda para que tu plan tenga éxito. Así que rápidamente vamos a hacer una clasificación que nos servirá para tener una visión genérica (si, lo sabemos, este post es muy fundamental; pero seguro que le sirve de ayuda a los que están más despistados en esto de internet).

Tipos de páginas web según su construcción

La primera diferenciación que vamos a desarrollar es la más básica: una web puede ser estática o dinámica. La diferencia es muy sencilla, radica principalmente en su forma de construcción e interacción con el cliente.

Páginas web estáticas

Como su propio nombre indica, son páginas que no necesitan prácticamente variación en sus contenidos. Es ideal cuando lo único que quieres con tu web es mostrar información básica de tu empresa (simplemente tener un leve de presencia en internet). El idioma en que se construyen es principalmente html, y su contenido no va más allá de ser texto con enlaces en combinación con la muestra de archivos (de tipo imagen, por ejemplo).

“Esto no está reñido con el carácter estético, la combinación de textos e imágenes puede estar tremendamente perfectamente diseñada. De hecho, son dos componentes básicos del diseño claro en universal.”

Para modificar el contenido es necesario tener algunos conocimientos de html, con lo que la administración dependerá en muchas ocasiones de un profesional. En caso de que queramos ser nosotros quien manejemos el contenido desde un panel de control, o esperemos alguna funcionalidad más de nuestra web, pasaríamos a la subsiguiente opción.

Páginas web dinámicas

Este tipo de páginas web son más complejas. Adicionalmente de mostrar una información específica, el contenido varía en su interacción con el usuario. Un ejemplo puede ser una tienda online en la que el usuario puede designar distintas características, añadir al carrito, proceder al pedido, etc. El propietario de la web no solo cuenta con un sitio web, sino que todavía puede aceptar a un panel de control (CMS), desde el que puede hacer que el contenido varíe de forma sencilla. La construcción de este tipo de sitios requiere de conocimientos de programación y manejo de bases de datos. Un incremento especifico de funcionalidades puede subir el coste, sin embargo, pueden ser infinitas, las opciones que tenemos.

“Existen multitud de gestores de contenido de código libre con los que podemos trabajar. Lo normal, ya están muy desarrollados y se pueden adaptar a prácticamente cualquier exigencia. Uno de los más conocidos a nivel mundial y con el que solemos trabajar es con WordPress.”

Este apoderado te permite conseguir con tu web muchas cosas: desde administrar un blog, suscitar páginas estáticas, hasta crear una tienda online… Al ser de código extenso, hay multitud de desarrolladores que trabajan constantemente en este utensilio, de modo que se va actualizando e implementando mejoras paulatinamente, desarrollando plugins y funcionalidades extra que hacen que el utensilio se vaya mejorando poco a poco.

“Todavía existe la opción de solicitar que te desarrollen un apoderado de contenidos o CMS (Content Management System) a medida. Aquí el coste se dispara, pero cuenta con la superioridad de que todo queda personalizado y al adaptado a la perfección a las exigencias del cliente”.

Tipos de páginas web según su intención

Una segunda clasificación, y quizá más interesante, es la clasificación de tipos de páginas web según lo que queramos conseguir con ella. No será lo mismo, si por ejemplo, quieres que en tu web se pueda comprar una foulard, que si lo que quieres es tener un sitio en el que los usuarios puedan pelear o compartir información sobre la historia del heavy metal. Tener clara la intención de tu web será la piedra angular que determinará qué tipo de página web se adapta mejor, una clasificación a grosso modo sería:

  • Si lo que queremos es dar información comercial específica de nuestra empresa, diríamos que se tráfico de una web corporativa.
  • Si por otra banda, lo que queremos es suscitar contenido de guisa asidua tratando temas específicos, lo ideal es un blog.
  • Nuestra web todavía puede ser transaccional (o e-commerce), si queremos con ella que se puedan traicionar y comprar productos online.
  • Todavía podemos crear una web en la que la parentela tenga la posibilidad de departir de temas concretos, eso sería un foro.

“Esta clasificación no es excluyente en categórico. Tenemos la posibilidad de combinar perfectamente las funcionalidades de todas estas opciones.”

En definitiva, hay multitud de opciones para crear tu página web, así como herramientas gratuitas que puedes usar independientemente. Pero lo más importante para entablar a trabajar en ello es tener claras nuestras intenciones, así trabajarás con una intención clara y eso hará de nuestra web un utensilio perfecto.